martes, 19 de octubre de 2010

Misas en honor a Santos homosexuales Saltillo MEXICO


El objetivo es promover la igualdad y el respeto, tomando como ejemplo a aquellos santos con preferencias sexuales diferentes dentro de la iglesia católica, dejando una reflexión no sólo en el mismo gremio sino en la sociedad de Saltillo.

Lun, 18/10/2010 - 11:01

San Sergio y San Baco, son dos mártires cristianos del siglo III. Foto: Cortesía.
Saltillo, Coahuila.- En su misión por ser aceptados, por promover la igualdad y el respeto, la Diócesis de Saltillo, ha celebrado misas en honor a aquellos santos considerados como homosexuales dentro de la iglesia católica dejando una reflexión no sólo entre el mismo grupo sino entre la sociedad.

Noé Armendáriz, dirigente de la comunidad homosexual, San Elredo, asegura que hace unos días celebraron una misa en memoria de dos mártires del cristianismo, San Sergio y San Baco, soldados homosexuales del Imperio Romano a quienes la iglesia los canonizó por su entrega al cristianismo.

"La fe de San Sergio y San Baco es profesada en Cristo y en las enseñanzas que vino a dar a ellos, en ese tiempo se daban las parejas entre soldados que vivían juntos, por lo mismo se dice que fueron pareja y que servían al imperio y eran de los mejores soldados".

"Una de las reflexiones que nos dejan a nosotros es que se puede vivir en pareja, se puede estar en parejas y servir a la comunidad y servir a Dios, aunque indistintamente por la preferencia sexual a veces eres rechazado", comenta Armendáriz.

Destaca que el Padre Robert Cougan, es quien imparte las misas y en su homilía explica la vida de los santos considerados homosexuales dentro de la iglesia católica como son San Elredo, Perpetua y Felicitas.

"Esto nos hace pensar que Dios no está separado de la comunidad homosexual, sino que camina de la mano desde tiempos inmemorables, desde que aparece Ruth y Nohemi y Jonathan y David, en el Antiguo Testamento. Entonces siempre ha estado con nosotros, podemos servir y seguir sirviendo a Dios y a los demás a pesar de que tengamos nuestra pareja hombre o nuestra pareja mujer", detalla.

Y es que, en los primeros siglos del cristianismo se pueden encontrar varias parejas de santos que, algunos estudiosos, catalogan de homosexuales. En su mayoría surgen en las filas del ejército romano, para quienes el sexo con otros hombres era parte de su vida cotidiana.

La mayoría de estas parejas fueron martirizadas por los emperadores o sus gobernadores, pues consideraron su conversión al cristianismo como traición contra el imperio.

Entre estos mártires se encuentran los oficiales romanos San Nearco y San Polieucto; los dos San Teodoro; San Felipe y San Bartolomé, y San Jorge y San Demetrio.

También se incluyen Santa Felícitas y Santa Perpetua, la primera esclava y la segunda noble romana, de las que se señala su gran masculinidad guerrera y su intrínseca unión sentimental.

La historia de Ruth y Noemí, en el Libro de Ruth en la Biblia, a pesar de ser leída por algunos como una historia sobre el tipo de amor familiar que siente una nuera por su suegra, ha sido también considerada el "testimonio más temprano en la historia de una relación de amor entre personas del mismo sexo".

San Sergio y San Baco son dos mártires cristianos del siglo III cuya relación afectiva se presentó como una simple unión de hermandad y mutuo respeto. En la actualidad se consideran a San Sergio y San Baco como los patronos de los homosexuales para los cristianos ortodoxos, en contraste con San Sebastián, de los católicos.

Cortesía El Heraldo de Saltillo