martes, 7 de septiembre de 2010

Los suicidios le cuestan caro a Japón BBC Mundo

Redacción

BBC Mundo


Para muchos japoneses, la depresión y las enfermedades mentales son un estigma.


Los suicidios y la depresión le costaron a la economía japonesa unos US$32.000 millones el año pasado, según estimaciones de las propias autoridades del país asiático.


La cifra incluye ingresos perdidos, además del costo de tratamientos y otro tipo de apoyo.


Esta es la primera vez que el gobierno japonés -que también está constituyendo una fuerza de tarea para lidiar con el problema- publica un estimado de este tipo.


La mayoría de los suicidios los cometen hombres con problemas económicos.


Japón tiene una de las tasas de suicidio más altas a nivel mundial, con más de 32.000 casos registrados tan sólo el año pasado.


El problema es especialmente pronunciado entre los hombres, donde la tasa de suicidio alcanza los 35.8 casos por cada 100.000 pobladores.


Y la barrera de los 30.000 suicidios anuales ha sido superada en todos y cada uno de los últimos 12 años.


Actitud "tolerante"


Históricamente, la actitud de la sociedad japonesa ante el suicidio se puede describir como "tolerante" y todavía hay quien la considera una respuesta moralmente aceptable ante situaciones deshonrosas.


"En un país que valora altamente el estoicismo y el consenso, mucha gente, especialmente la de mayor edad, ve las enfermedades mentales como un estigma que no puede ser superado a punta de esfuerzo", explicó la periodista de la BBC Vivien Marsh.


En un país que valora altamente el estoicismo y el consenso, mucha gente, especialmente la de mayor edad, ve las enfermedades mentales como un estigma que no puede ser superado a punta de esfuerzo.


Vivien Marsh, BBC


"Y el uso de la psicoterapia para tratar los problemas de depresión es mucho menos frecuente que en Estados Unidos y Europa, con muchos doctores japoneses optando por la medicación como única respuesta", agregó.


Los problemas económicos también son parte del problema. En 2007, la policía japonesa vinculó el 65.3% de los suicidios registrados ese año con la pérdida de trabajo.


Y para el Primer Ministro Naoto Kan, las cifras demuestran la urgente necesidad de cambio en una sociedad donde, según él, demasiadas personas sufren económica y emocionalmente.


Aún así, sin embargo, todavía hay siete otros países con tasas más elevadas, encabezados por Bielorrusia donde se registran 63.3 suicidios por cada 100.000 habitantes varones.


Y para llamar la atención sobre el problema, el próximo 10 de septiembre se celebra el Día Global para la Prevención del Suicidio.


FUENTE: http://www.bbc.co.uk/mundo/cultura_sociedad/2010/09/100907_suicidios_japon_costos_economia_aw.shtml