miércoles, 12 de agosto de 2009

La racionalización de la violencia de género Heterodoxia ESPAÑA

Querid@s amig@s,

De la Red Heterodoxia, de Chema Espada retomamos este artículo y el debate que se origina con su publicación, por considerarlo de actualidad para la región. Cada vez son más las voces que defienden lo indefendible, desde los espacios académicos y de los políticos, ante lo cual "El silencio nos vuelve cómplices".


Les invitamos a sumarse a la discusión en este espacio


==============================================================================

TEMA: RESPRODUZCO ARTICULO INTERESANTE DEL DIA DE HOY

http://groups.google.es/group/heterodoxia-hombres-igualdad/t/4c4211ed41e80470?hl=es

==============================================================================

== 1 de 4 ==

Fecha: Lun 10 ago 2009 00:05

De: antonior.caro@juntadeandalucia.es

INTERESANTE ARTICULO PUBLICADO HOY EN DIARIO

EL DIA DE CORDOBA

DE MANUEL RUIZ ZAMORA

EL pasado día 7 de este mes de agosto una mujer de 27 años fue detenida en Burgos tras asesinar a su propia madre, a la que había arrojado a un descampado a diez kilómetros de la ciudad, y ahogar a su hijo de tres años de edad. Ese mismo día ingresaba en prisión otra mujer, que unos días antes había abandonado durante toda la noche a su bebé de diecisiete meses en un cañaveral para poder acusar a su ex marido de secuestro. No han sido los únicos sucesos de violencia protagonizados por mujeres este verano.

En Murcia, apenas un par de días antes, una mujer mató a su hija, deficiente mental de unos treinta años, y después intentó suicidarse. Un poco más arriba, en Sueca, Valencia, una chica había, en los días últimos de julio, apuñalado a otra en la puerta de una discoteca. Los servicios de urgencia no pudieronhacer nada por salvar la vida de la víctima. Ese mismo día, en Arcos de la Frontera, Cádiz, otra chica se quitaba la vida después de haber ahogado a su hijo de año y medio.

No es inusual encontrar noticias en las que los recién nacidos son víctimas de sus propias madres. A finales, asimismo, del pasado mes de julio, una mujer ucraniana fue detenida en Barcelona por el homicidio de su hijo. "Una mujer mata a su bebé en El Masnou e intenta suicidarse", "detenida la madre del bebé abandonado en un contenedor de basuras en Almería", son algunos otros titulares encontrados al azar a este respecto. Es preciso aclarar, sin embargo, que si alguien tiene la ingenuidad de buscar en internet alguno de estos casos acotando la búsqueda mediante la fórmula "violencia doméstica" o "violencia de género", tan sólo hallará sucesos en los que los verdugos son indefectiblemente hombres y las víctimas indefectiblemente mujeres.

Y, sin embargo, también los hombres son ocasionalmente víctimas de la violencia de las mujeres. En mayo de este mismo año, una mujer de La Coruña mató a su marido y se entregó después a la Policía. Unos días después, en Madrid, una mujer peruana mató a su marido "harta de sus palizas", según entrecomilla el periodista en el titular de la noticia, tomando partido implícitamente por la versión de la presunta asesina. Esa tendencia más o menos inconsciente a introducir elementos de justificación cuando según qué tipo de crímenes son cometidos por mujeres contrasta con la absoluta ausencia de información acerca de las circunstancias biográficas o psicológicas que rodea a los agresores masculinos, reducidos apenas a la condición de bestias infrahumanas.

Ninguna de estas mujeres, sin embargo, constarán como agresoras en las estadísticas sobre violencia de género, ni ninguna de sus víctimas, aún siendo mujeres, podrían haberse beneficiado de la atención especializada que dispensan los juzgados de violencia contra la mujer. Aunque según señala el informe, publicado el 27 de febrero de este año, del Consejo General del Poder Judicial, el 25,6% de los fallecidos por violencia doméstica y de género son hombres, y que en el año 2007, por ejemplo, 10.902 denunciaron ser víctimas de violencia por parte de sus parejas o sus ex parejas, si alguien se molesta en consultar los datos que ofrece el Ministerio de Igualdad tan sólo encontrará agresores masculinos y víctimas femeninas, como si lo contrario fuera un imposible ontológico.

A tal respecto, resulta casi un sarcasmo que un Ministerio, cuya máxima responsable pasará, sin duda, a la historia de lengua española por haber parido la palabra miembra, y que se caracteriza por la orwelliana pretensión de imponer universalmente la neolengua de lo políticamente correcto, recaiga, sin embargo, a la hora de aportar datos sobre este tema, en un recalcitrante sexismo en donde ya nada es a/o, sino estrictamente masculino o femenino, según sean víctimas o verdugos, excluyendo cualquier otro tipo de casuística que pudiera poner en evidencia la inconsistencia de este constructo y, lo que es peor, discriminando a muchas de las víctimas, incluso femeninas (en el caso de las lesbianas, por ejemplo), en función del sexo de su agresor.

Sobre el tema de la mujer estamos construyendo uno de los grandes mitos de nuestra época, y creando una especie de ente de ficción con tan poca consistencia real como el de aquel tipo angelical, etéreo y, afortunadamente, inexistente que nos legó la mitología romántica. Lo peor, no obstante, es que alrededor de este mito se está entretejiendo toda una tupida red de organismos e intereses, puramente materiales, que nos perjudica tanto a los hombres como a las mujeres, en términos de libertad, en términos de igualdad y en términos de fraternidad. En este sentido, muchos y, cabe decir, muchas de los que, por formación y por convicción, hemos considerado siempre una obviedad incontestable la intrínseca igualdad de hombres y mujeres, asistimos no sólo con perplejidad sino con preocupación a esta especie de diferenciación ontológica a partir de una categoría metafísica tan discutible como la de género, que rompe ideológicamente con la única identidad que es admisible desde un punto de vista verdaderamente progresista: la de ser humanos, demasiado humanos.

MANUEL RUIZ ZAMORA

== 2 de 4 ==

Fecha: Lun 10 ago 2009 04:10

De: José María Espada-Calpe

Se anima alguien a realizar algún tipo de articulo de contestación a Manuel Ruiz Zamora y que podamos publicar en Hetyerodoxia y en todo tipo de blogs y medios.

Un saludo

Chema

== 3 de 4 ==

Fecha: Lun 10 ago 2009 04:24

De: antonior.caro@juntadeandalucia.es

Desde Córdoba , estamos preparando alguna actuación para poder "denunciar" la persistencia en los articulos de algunos periodistas en perpertuar las actitudies machistas y no justificar la necesidad de plantear politicas propias para mujeres como se estan haciendo y se han realizado tras las leyes de igualdad y violencia , regionales y estatales

Un saludo

FORO DE HOMBRES POR LA IGUALDAD

CORDOBA

> Se anima alguien a realizar algún tipo de articulo de contestación a Manuel Ruiz Zamora y que podamos publicar en Hetyerodoxia y en todo tipo de blogs y medios. Un saludo

> Chema

== 4 de 4 ==

Fecha: Lun 10 ago 2009 05:57

De: Agueda Leal Quiñones

Estimado foro de Córdoba y estimado personal forero, de heterodoxia así en unos minutillos (no dispongo de más) he redactado algunas palabras para responder a Manuel Ruiz Zamora. Esta tarde o mañana las difundiré por el facebook y por donde pueda, envío esto por si sirve de algo total o parcialmente o por si no aparece nada mejor a responder por parte de heterodoxia,

Un abrazo,

Uno de los argumentos recientes en la legitimación de la violencia de género es la naturalización de la violencia por "genética" de los hombres (manifestando que estos son más impulsivos, más celosos,...). Sin embargo, hoy día existen otras reacciones viriarcales que minan contra los avances en igualdad consistentes en ataques más sutiles, aparentemente educados y bien informados y documentados y que pueden parecer coherentes. Este envite contra los avances realizados gracias al feminismo y a todos los movimientos proigualitarios es bastante serio pues va calando en las mentalidades del personal lector cual lluvia fina que finalmente moja.

La violencia en general existe, pero la violencia de género por desgracia sigue existiendo no sólo en los países donde vemos brutalidades como feticidios o abortos selectivos, burkas, mutilación genital femenina, lapidaciones por supuestos adulterios y vulneración brutal de los derechos de las mujeres por el hecho de serlo sino en países avanzados como el nuestro donde un considerable porcentaje de mujeres aún no disponen de la autonomía económica y social que les permita salir de situaciones donde se ven discriminadas tanto para el acceso al empleo, mantenimiento, parcialidad, ...donde como salen noticias como las que se han escuchado esta mañana diciendo que el 20% de las mujeres rayan pobreza en Europa por tener menos pensiones, haber cotizado menos y en definitiva, haber dedicado su vida al cuidado de un hogar sin remuneración, valoración ni reconocimiento, un país donde las cifras de femicidios cantan por sí solas y no son comparables con los casos aislados de violencia de mujeres hacia la prole o hacia otros miembros de la familia.

No creo que las palabras de Manuel Ruiz Zamora respondan a una plena ignorancia de la realidad. Tal vez se trata de una mezquindad, de una estrategia oscura para arremeter contra avances que le asustan, una manipulación usando casos concretos buscando, escudriñando,...para tratar de demostrar lo indemostrable pues la evidencia está ahí y la protección contra la violencia de género por parte de nuestra legislación por parte de todos los movimientos para la igualdad y contra la violencia, no es accidental sino que responde a una realidad, a la existencia de un terrorismo contra la mujer por el hecho de serlo y por las relaciones de poder establecidas, ignorar esto, es cerrar los ojos a una realidad que aún es injusta para un porcentaje no desdeñable de mujeres y para una gran mayoría si hablamos de violencia de género en su sentido más amplio. Violencia de género no es sólo violencia física que llega a la muerte, existen muchas otras violencias que van desde los malos tratos brutales no denunciados, la violencia psicológica, hasta las microviolencias, recordemos que según Luis Bonino, sólo existe un 5% de hombres que son o que realmente se preocupan por ser igualitarios y hablando de tipos de violencia, el artículo de Manuel Ruiz Zamora me parece un tipo de neoviolencia que chico favor hace a todas aquellas personas luchan cada día por la igualdad real y sobre todo, que tanto daño ejerce sobre las víctimas que aún siguen sufriendo este tipo de violencia en sus múltiples grados. Somos personas, mujeres y hombres, claro que sí y ojalá las políticas de igualdad tiendan a desaparecer porque se vaya llegando a la igualdad plena, pero por desgracia, aún queda camino por recorrer y hace mucho daño la transmisión de la errónea idea de que todo está conseguido. Amigo Manuel, siento no poder escribir un artículo más bonito repasado y convincente pues soy una mujer más de las que duerme poco y de las que tiene que hacer filigranas para conciliar, por favor, documéntate bien y verás que si eres justo y realmente humano, en materia de igualdad y violencia, aún no podemos morir de éxito.

Agueda Leal Quiñones