miércoles, 19 de agosto de 2009

Reflexión sobre la Violencia hacia la Mujer en la Sociedad Machista Limeña PERU

Por: Víctor Vásquez

Universidad Nacional Mayor de San Marcos


El presente artículo reflexiona sobre la dinámica de la violencia ejercida hacia la mujer por parte de varones con creencias machistas partiendo de la presentación de un caso brutal perpetrado en lo últimos días. Este hecho ocurrió el pasado 1 de agosto en el distrito de Villa María del Triunfo, zona ubicada al sur de Lima, en donde Janeth Jennifer Rosas Salas (28) denunció que su novio Juan Alberto Arbulú Nieto (32), motivado por un ataque de celos, le arrancó la parte del labio inferior de un mordisco. La víctima se viene recuperando luego de la cirugía reconstructiva a la que fue sometida.


Este acontecimiento refleja, una vez más, la sistemática y constante violencia física, psicológica y sexual ejercida hacia la mujer que se da bajo una relación de pareja, siendo paradójico que aquel varón, en cual la mujer confía y ama, resulta ser el principal agresor. Estos actos brutales, como el reportado en este caso, son parte de una dinámica de poder subyacente que ejerce el varón, con creencias machistas, hacia su pareja, que abarca desde celos cotidianos e injustificados, acceso a mensajes de texto y contraseñas de correos, monitoreo telefónico constante hasta decidir qué vestimenta debe utilizar, quiénes deben ser sus amistades, dónde trabajar e incluso sentirse dueño del cuerpo y vida de su pareja. Por tanto, el varón percibe a su pareja sentimental como una de sus propiedades, de la cual puede disponer y manipular a su antojo.


Todos estos sucesos son reforzados, principalmente, por los medios de comunicación, educación y el propio seno familiar que configuran un sistema social machista y patriarcal que reproduce constantemente modelos de masculinidad tradicional caracterizada por conductas agresivas, irresponsables e impulsivas, en donde además se perciben a las mujeres como objetos desechables y maltratables, construyéndose una cultura en donde lo femenino es inferior a lo masculino y donde la subordinación de la mujer se expresa en desigualdad, opresión y diferentes formas de violencia. Es interesante resumir todo lo señalado anteriormente en la siguiente frase del antropólogo y psicólogo Robert Stoller que describe la masculinidad hegemónica: “Ser rudo, escandaloso, beligerante, maltratar y convertir a las mujeres en fetiche, buscar únicamente la amistad con los hombres, pero odiar a los homosexuales, hablar groseramente, despreciar las ocupaciones de las mujeres, siendo el primer deber de un hombre, no ser mujer (ni tener una orientación homosexual)”. Lo escrito en cursiva es agregado por el autor de este artículo.


También es importante recordar que existe una modalidad de violencia directa, extrema e irreparable ya que conlleva al asesinato de la mujer, por el sólo hecho de serlo, que es perpetrado por su pareja, familiares o desconocidos, conocida como feminicidio, y que en la actualidad las cifras de estos últimos casos continúan incrementándose a nivel nacional tornándose en una situación preocupante.


FUENTE: http://boletindiversidad.blogspot.com/2009/08/por-victor-vasquez-universidad-nacional.html

1 comentario:

rubi dijo...

lo que yo pienso es que tanto los hombres como las mujeres tienen el mismo derecho, y que a los hombres golpeadores los castigen como debe ser que ese acto que cometieron no se que de impune y que a las mujeres golpeadas las ayuden para salir adelante.