miércoles, 1 de julio de 2009

Comunicado de la Colectiva de Mujeres Hondureñas, CODEMUH


La Colectiva de Mujeres Hondureñas, Codemuh preocupada por la crisis institucional y democrática que estamos viviendo las hondureñas y hondureños manifestamos lo siguiente:

Hemos vivido el domingo 28 de junio de 2009 un golpe de estado, el mismo que condenamos, la forma en que se detuvo al señor José Manuel Zelaya Rosales Presidente Constitucional de Honduras y nos preguntamos ¿Si esto le pasó al mandatario que no le puede pasar al o a la ciudadana común?, se ha violentado nuevamente la Constitución de la República en cuanto a las garantías personales de integridad física y a la libertad (artículos 68, 69) y el derecho a la defensa (artículo 82); en cuanto que el Presidente Manuel Zelaya fue sacado del país y exiliado a Costa Rica sin haber sido vencido en un juicio en el país (artículo 84, 102). La toma del poder político repentino y violento, por parte de un grupo de poder, vulnerando la legitimidad física de un ciudadano (a) no puede tener otro nombre más que un golpe de estado.

Ante la salida del país del Presidente Zelaya y la toma del poder por parte del nombrado Presidente por el Congreso Nacional, señor Roberto Micheleti Bain, la población que ha salido a las calles a manifestarse ha sido reprimida por elementos de las Fuerzas Armadas de Honduras. La prensa internacional ha sido reprimida y las y los manifestantes en las calles han sido desalojadas violentamente por los militares. A la ciudadanía se nos ha impedido la libre locomoción, el derecho a la información, se han bloqueado las señales de televisión, radio, internet violentando los artículos 68, 72, 81 de la Constitución de la Republica.

CODEMUH, nunca estuvo ni a favor ni en contra de la cuarta urna por considerar que ese no era el punto central del debate; sino que debió ser el análisis de una verdadera democracia y participación del pueblo, y este contenido no fue de interés de ninguno de los grupos.

Por lo tanto en este momento de crisis nacional con toda facultad y objetivamente podemos repudiar y condenar los hechos ejecutados por las Fuerzas Armadas el pasado domingo 28 de junio. Lamentamos que los poderes del Estado de Honduras no hayan podido dialogar y llegar a acuerdos a favor de la democracia y las garantías sociales y hayan llevado al pueblo a una fuerte crisis política, institucional y Social. Y también a una grave situación de polarización.

Señores y señoras del poder ecónomo y político no pueden continuar tratando al pueblo de ignorante y haciéndole creer que están en pleitos entre poderes por el beneficio del pueblo y de la Constitución de la República, estos hombres y mujeres que salen en defensa de la constitución la están violando provocando un golpe de Estado o avalando el mismo, esto demuestra que son los mismos grupos de poder quienes siguen manipulando las leyes a su antojo, la violación a la Constitución de la Republica no es un hecho nuevo, este es un cáncer de muchas décadas.