domingo, 19 de julio de 2009

"Identidad macho". Diario Información Alicante, ESPAÑA.

Hora de Levantarse

"Identidad macho "

MAR ESQUEMBRE He visto muchas veces la película "Acusados" (Jonathan Kaplan, 1988), en la que Jodie Foster interpreta el papel de una chica que es violada por un grupo de hombres en un pub. Pero una cosa es ver una película y otra es que esos espeluznantes hechos se produzcan en la vida real. Y sobre todo si sus protagonistas, agredida y agresores, son menores o hace poco que han dejado de serlo. Sí, ya se habrán dado cuenta de que me estoy refiriendo a la niña de 13 años que seis jóvenes (cuatro de ellos menores) violaron en grupo este mismo mes de julio en Baena (Córdoba). Tirando de hemeroteca rápidamente podemos comprobar que eso se repite también en Francia, donde son tristemente célebres las "tournantes" o violaciones en grupo que los jóvenes de las "banlieus" aplican como castigo a las chicas que se atreven a transgredir el código de conducta que se les asigna. También en Suiza, a finales de 2006, una niña de la misma edad que la de Baena, fue violada por ocho jóvenes, entre los que se encontraba su novio, que la ofrecía a los demás para que pudieran "disfrutarla". En estos casos se ha barajado como factor de explicación la diferencia cultural, pues los agresores provenían de culturas "no occidentales" en las que las mujeres están discriminadas tanto en las normas como en la realidad. Pero en esta ocasión, aquí, no se da esa circunstancia, por lo que pasa a primer plano la razón de que esta barbarie suceda: la pervivencia y resistencia de una cultura patriarcal que, por desgracia, es universal.

Hará más de un año leí una entrevista a Florentina Alarcón, presidenta de la Asociación de Asistencia a Mujeres Violadas, en la que alertaba del espectacular incremento de agresores sexuales muy jóvenes que agreden en pandilla para autoafirmar así su hombría, su masculinidad y su superioridad frente y sobre las mujeres. Por supuesto, el que no participe de estos ejercicios de afirmación de su identidad no sólo no merecerá el calificativo de "macho", sino que será tildado de "marica", "nenaza", "trucha" y correrá el riesgo de ser expulsado del grupo de sus "iguales"
.
No me queda mucho espacio para abordar otros aspectos de esta triste noticia, así que me limitaré a señalar lo que más espeluznada me ha dejado: según fuentes judiciales, durante el interrogatorio los chavales "no parecían ser conscientes de la gravedad de los hechos". Quizá no lo eran porque creen firmemente en su identidad de machos que se fomenta a su alrededor (en la familia, en la escuela, en los medios, en los juegos). Esto no se ataja sólo con el Derecho Penal. Es cuestión de forjar unas relaciones de igualdad entre mujeres y hombres desde la base, con una buena educación sexual, no sexista y desde la perspectiva de género. Pero ya verán como lo único que se hace es reclamar un endurecimiento de las penas. Y, mientras tanto, seguirá creciendo el boicot a asignaturas vitales como "Educación para la Ciudadanía".

FUENTE:

http://www.diarioinformacion.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2009071900_8_911484__Opinion-Identidad-macho