jueves, 14 de mayo de 2009

Silencio escuda a depravados PANAMA

3/05/2009
PANAMA: Silencio escuda a depravados

Ocurre en las narices de cualquier persona en Panamá, pero muchos prefieren hacerse de la vista gorda y no denunciarlo. Es la explotación sexual infantil.

Según el segundo estudio sobre el problema realizado en el 2008 (el primero del 2005) por la Organización del Trabajo (OIT) y el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), en Panamá son cada vez más las personas que ante este delito, muestran tolerancia hasta el punto de no hacer nada para castigar a los corruptos.

El estudio muestra que un 96% de la población panameña reconoce que la explotación sexual a menores es un delito, este porcentaje es un 1% menos que el primer estudio realizado en el año 2005. De igual manera se revela que un 20.3% no haría nada de conocer una situación de explotación sexual comercial infantil, casi un 5% menos que el anterior estudio, reflejando la falta de interés que muestran los ciudadanos ante el tema.

Y no sólo eso, los que denunciarían al cliente explotador también han disminuido. El estudio del 2008 indica que un 50% de los entrevistados manifestó que haría la denuncia, pero esto es un 8.6% menos comparándolo con el estudio del año 2005 que reflejaba un 58.6%. El aumento en la tolerancia a este delito también ha bajado en cuanto a los que denunciarían al menor de edad que ofrece servicios, de un 22% de los que harían en el 2005, disminuyó aproximadamente 2% porque se alega que el victimario es quien paga por sexo y la víctima es el menor.

Además, un 8.8% indicó que hablarían con los padres y el menor de edad, víctima de la explotación, cerca de un 6% menos que en el 2005.

EXPENDIENTES

Según la abogada Rosaria Correa, directora interina de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf), del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), en lo que va del año se han confirmado 17 casos de explotación sexual comercial en menores de edad remitidos por la Dirección de Investigación Judicial (DIJ), y están en trámite otros seis.

Los menores afectados están entre los 13 a 17 años de edad.

Sumando los casos de este año y los que estaban hasta el 2008 en nivel de riesgo o supuestas víctimas, el problema actualiza 180 expedientes en Panamá.
Pero no es sólo de la urbe capital. Un buen ejemplo lo da la provincia de Chiriquí, donde el año pasado se registraron 5 casos de pornografía infantil, 51 de violación, 12 de corrupción a menores, 33 de estupro, 6 de abusos, 10 actos libidinosos y 2 raptos. En el 2007 se reportaron a nivel nacional 30 denuncias por explotación sexual comercial a niños y adolescentes, lo que indica que el delito va en aumento, amparado en el silencio.

LUCHA VS OBSTÁCULOS

El Conapredes presentó el año pasado junto a otras instituciones, el plan nacional para la prevención y la eliminación de la explotación sexual comercial de niños niñas y adolescentes del período 2008 al 2010. Aún es prematuro conocer su efectividad.
El plan se abarca la prevención, atención, investigación, sanción y fortalecimiento de esta institución, con énfasis en identificar a las víctimas, fortalecer las leyes, establecer líneas de coordinación interinstitucional, y cooperación internacional, entre otros.

Entre tanto, la lucha contra los depredadores sexuales enfrenta otro escollo junto al silencio. Eiselys Vásquez, coordinadora de la Secretaría Técnica del Conapredes, advierte que a esta oficina no se le ha dado el presupuesto necesario para seguir los programas de ayuda, pues en el 2008 el Ministerio de Economía no recomendó la asignación ante el Ejecutivo. Sólo la UNIFEC y la Procuraduría están apoyando.

DAÑOS QUE PERDURAN

La Ley 16 del 31 de marzo de 2004 crea el Consejo Nacional para la Prevención de Delitos de Explotación Sexual Comercial (Conapredes), presidido por la Procuraduría General. A este Consejo se le asigna un fondo especial para que trabaje contra la explotación sexual comercial, mientras que esta Ley 16 establece responsabilidades a las personas naturales o jurídicas que ofrezcan en alguna forma el turismo sexual con menores. La Senniaf se encarga de la atención de la problemática social de las víctimas, evalúa el entorno familiar, las reubica de ser necesario en un albergue temporal, los reinserta en el sistema escolar de no estarlo, y les brinda atención psicológica, salud y protección. Muchas de las víctimas de este delito provienen de hogares que carecen de figuras paternas, donde existe cierto nivel de negligencia, descuadrando la vida del infante, afectando su autoestima y dejando huellas que en la gran mayoría de los casos son irreparables. Los menores víctimas de explotación sexual pueden llegar a quedar con profundas huellas que se reflejan en la calidad de vida del mismo, pues impactan gravemente su mundo interno, el infante puede desarrollar secuelas psíquicas y físicas a largo plazo, tales como: depresión, ansiedad, rabia, hostilidad, culpa, dificultad para disfrutar actividades diarias; mantiene una idea de suicidio, desconfianza, vergüenza, trastornos sexuales, desesperanza, entre otras.

ANEL SANTAMARÍA, PSICÓLOGO DE SENNIAF
DENUNCIA

El fiscal primero de circuito, Marcelo Aguilar, explica que el denunciante tiene como garantía que el manejo es confidencial.

Las investigaciones sobre estos crímenes se inician en su gran mayoría, en la sección de explotación sexual comercial de la División de Delitos Contra Libertad e Integridad Sexual de la DIJ.

Después se tramita el caso junto a la delegada de la Fiscalía Auxiliar, a la Fiscalía de Circuito, la cual continúa con la investigación.

Por último el expediente es remitido a un tribunal.

Las denuncias de delitos de explotación sexual a menores más comunes son: pornografía infantil, relaciones sexuales remuneradas y trata sexual.

El estudio del 2008 de la OIT que evidencia mayor tolerancia a la explotación sexual en menores en Panamá, se hizo a la vez en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y República Dominicana. La muestra: 8,608 personas mayores de 18 años, con un mínimo de 1,200 entrevistas por país y margen de error de 2,8.

http://www.laestrella.com.pa

FUENTE: Alianza por tus derechos http://www.alianzaportusderechos.org/boletin/leer.php/6610