jueves, 11 de junio de 2009

Día Mundial Contra el Trabajo Infantil OIT 12 de Junio de 2009



(Ginebra, Noticias de la OIT). La crisis financiera mundial podría empujar un número cada vez mayor de niños, y en particular de niñas, al trabajo infantil, de acuerdo con un nuevo informe publicado por la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) para el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil el 12 de junio.

El informe de la OIT, titulado “Demos una oportunidad a las niñas – Luchar contra el trabajo infantil: Una clave para el futuro” [1] señala que si bien el número de niños involucrados en trabajo infantil está disminuyendo, la crisis financiera podría erosionar estos avances.

“Presenciamos un progreso real en la disminución del trabajo infantil. Las decisiones políticas ante la actual crisis pondrán a prueba el compromiso al nivel nacional y mundial de avanzar aún más en esta lucha”, dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia.

El informe dice que el riesgo de que las niñas sean forzadas a trabajar está vinculado al hecho que en muchos países las familias favorecen a los varones cuando se toman decisiones sobre la educación de los niños [2]. El aumento de la pobreza como resultado de la crisis podría llevar a las familias pobres con muchos hijos a tener que decidir cuáles niños pueden permanecer en la escuela.

En las culturas en las cuales se da más valor a la educación de los varones, las niñas corren el riesgo de ser alejadas de la escuela, y por lo tanto, tienen mayores probabilidades de entrar a formar parte de la fuerza de trabajo a temprana edad.

Otros factores que pueden incrementar las cifras de trabajo infantil incluyen los recortes en los presupuestos destinados a la educación, y la disminución de las remesas de los trabajadores migrantes, que con frecuencia ayudan a mantener a los niños en la escuela.

Además el Día Mundial contra el Trabajo Infantil de este año 2009 coincide con el décimo aniversario del Convenio núm. 182 de la OIT sobre la eliminación de las peores formas de trabajo infantil. “Con 169 ratificaciones, faltan solo 14 para alcanzar la ratificación universal por parte de nuestros países miembros”, dijo Juan Somavia.

“Es una importante expresión de compromiso. Este Convenio hace un llamado a prestar especial atención a la situación de las niñas y queremos poner en evidencia los riesgos específicos que enfrentan durante la crisis. Proteger a las niñas – y a todos los niños – del trabajo infantil requiere de respuestas integradas que incluyen empleos para sus padres, y medidas de protección social que los ayuden a mantener tanto a las niñas como a los niños en las escuelas. El acceso a la educación básica y a la formación para niñas y niños debe formar parte de las soluciones para el futuro”.

El informe de la OIT dice que los datos más recientes a nivel mundial indican que más de 100 millones de niñas son víctimas de trabajo infantil, y muchas están expuestas a algunas de sus peores formas. Las niñas enfrentan una serie de problemas específicos que justifican atención especial, e incluyen:

Gran parte del trabajo que realizan permanece oculto, lo cual genera riesgos adicionales. Las niñas constituyen el enorme número de niños en trabajo doméstico en hogares de terceros y hay denuncias regulares sobre abusos de niños trabajadores domésticos.
En sus propios hogares, las niñas desempeñan tareas domésticas con mucho más frecuencia que los varones. Lo cual sumado a la actividad económica fuera del hogar, representa una “doble carga” que aumenta el riesgo de que las niñas abandonen la escuela.
En muchas sociedades, las niñas están en una posición inferior y vulnerable y tienen mayores probabilidades de carecer de educación básica. Esto limita gravemente sus oportunidades futuras.
El informe subraya la importancia de invertir en la educación de las niñas como un medio efectivo para combatir la pobreza. Las niñas que reciben educación tienen mayores probabilidades de percibir salarios más altos en su vida adulta, de casarse más tarde, de tener menos hijos y que estos sean más sanos, y de ejercer un mayor poder de decisión en la familia. Además, es más probable que las madres con educación garanticen una educación a sus propios hijos, contribuyendo así a evitar el trabajo infantil en el futuro.

----------------------------
[1]OIT: Demos una oportunidad a las niñas – Luchar contra el trabajo infantil: Una clave para el futuro (ILO-IPEC 2009). Disponible en: http://www.ilo.org/ipecinfo/product/viewProduct.do?productId=10290

[2]Del 16% de la población mundial que es analfabeta, casi dos de cada tres personas son de sexo femenino. 55% de los niños en edad de educación escolar que no están inscritos a la escuela son niñas. Un significativo número de países matricula sólo cerca de 80 niñas por cada 100 niños.