jueves, 11 de junio de 2009

"Río en San Salvador" Los "Equinoccios" y sus experiencias Astalo García MEXICO


Querid@s amig@s, en diversas ocasiones hemos presentado desde este espacio, otros espacios en América Latina desde donde hombres comprometidos Suman y Multiplican Esfuerzos por la Equidad de Género. Algunos de ellos tienen una identidad común: son "Equinoccios": egresados de la Escuela Metodológica "Equinoccio", del Centro Bartolomé Las Casas. Escribir de esa experiencia, que retoma en nuestro continente las experiencias previas de CANTERA, AHCV, CORIAC y otras, es difícil, porque es una experiencia muy diversa, y es también fácil, porque hay mucho que decir.

En estas circunstancias, hemos preferido entrevistar a algunos de los "Equinoccios".

Con nosotros, en esta ocasión, Astalo García, Director del Colectivo de Hombres Nuevos de la Laguna, A.C., en Torreón, Coahuila, México, quien responde a nuestras preguntas:

¿Cómo se enteró Usted de la posibilidad de asistir a la EM Equinoccio?

R.- A través de la Red de Hombres por la Igualdad HETERODOXIA

¿Cuáles eran sus expectativas al asistir a la EM Equinoccio?

R.- Fortalecer mi proceso personal mediante la experiencia teórico-vivencial y ampliar la metodología de trabajo con hombres, sobre todo desde las pedagogías de la educación popular.

¿Qué diferencia para su trabajo ha significado haber asistido a la EM Equinoccio?

R.- Ha facilitado el abordaje reflexivo y cuestionador de temas básicos y fundamentales entre los hombres, como el cuerpo, la sensualidad, las sexualidades y discriminación.

¿Qué diferencia para su vida personal ha significado haber asistido a la EM Equinoccio?

R.- Un antes y un después de EQUINOCCIO, una conciencia colectiva, un compromiso latinoamericano, enriquecimiento de conocimientos, pero sobre todo afectivo y de solidaridad.

Siéntase libre de agregar comentarios, anécdotas, etc., que reflejen el impacto que ha tenido en su vida y en su trabajo el haber asistido a la EM Equinoccio.

R.- Es una experiencia única, darse cuenta que las fronteras geográficas son diluidas por el compromiso implícito y/o explícito en la consecución de la justicia social, de la transformación de los géneros por la igualdad y la no violencia hacia las compañeras mujeres, y otros hombres. Creo, en que EQUINOCCIO es una Hermandad que se ha venido gestando de manera natural, de hombres y mujeres con convicción y con historias y procesos personales muy ricos y enriquecedores que van más allá de una capacitación y encuentro esporádico, quienes tuvimos el privilegio de estar ahí, nos seguimos sintiendo cerca…

Gracias a las fundaciones, organización y facilitadores que en sus distintos momentos de la historia de EQUINOCCIO, han hecho posible que nuestros esfuerzos e iniciativas personales y colectivas pudieran encontrarse en un punto llamado EQUINOCCIO, punto nodal para los hombres y nuestras masculinidades en sus distintos niveles de de-construcción- reconstrucción, y resignificación en Latino América.