viernes, 12 de junio de 2009

"Río en San Salvador" Los "Equinoccios" y sus experiencias Wilfredo Mármol EL SALVADOR

Wilfredo Mármol (derecha)

Continuando con esta serie, tenemos ahora con nosotros a Wilfredo Mármol, de El Salvador. Les dejamos con el relato de sus experiencias.

ESCUELA EQUINOCCIO, UNA EXPERIENCIA DE VIDA PARA TODA LA VIDA.

Wilfredo Mármol Amaya
Escuela Equinoccio 2007.


¿Cómo se enteró Usted de la posibilidad de asistir a la EM Equinoccio?

R/ Recuerdo que había una publicación en la prensa escrita, en la que expresaban los aspectos generales de la escuela, objetivos, metodologías, dejaban la iniciativa en los hombres que tuvieran interés en ingresar a revisar actitudes, comportamientos del por qué actuamos como actuamos. Esta temática era de mucho interés para mi, precisamente porque no desconocía el aporte valioso del movimiento de mujeres en El Salvador y de las Feministas. De igual manera tenia en mi memoria una invitación, que en el contexto de trabajo en la Corte Suprema de Justicia, me había hecho uno de los pioneros en Masculinidades, me refiero a Luis Gálvez Trejo. Allá por el año 1996, mientras nos dedicábamos, religiosamente todos los días a llevar y recoger, al Centro de Desarrollo Infantil de la Institución, Luis a su niña y yo a mi Diego, me participó de su inquietud de participar en un esfuerzo de concientización con hombres; esta invitación me quedó haciendo ruido, en particular sus palabras “algunos dicen que es nadar contra la corriente”. No se por qué razón ya no hablamos del asunto. Entonces, cuando leí la invitación (a ciencia cierta, la invitación por alguna razón, también me llegó al correo) coincidió con un momento especial en mi vida, tenia la necesidad particular de pensar como estaba viviendo, para no terminar viviendo como pensaba.

¿Cuáles eran sus expectativas al asistir a la EM Equinoccio?

R/= Fue una oportunidad providencial e histórica que me cayó como anillo al dedo. Sentí la oportunidad, que seria útil esta experiencia, no solo en mi campo de trabajo, sino y fundamentalmente en mi vida personal y aportar a construir hombres comprometidos con la no violencia, en especial la violencia de géneros. Mi campo laboral son los procesos de planificación a nivel institucional público y la docencia universitaria. Consideré importante esta posibilidad. El Deconstruir mi experiencia de vida –caracterizada por el molde hegemónico, de libro- fue un verdadero reto, y por supuesto que lo asumí. Tener la oportunidad de convivir y compartir con otros hombres la experiencia de revisarnos nuestra condición de “machos”, a puerta cerrada, me llamó poderosamente la atención. Esta expectativa, es interesante, más si estoy a las puertas de alcanzar los cincuenta años de edad, me dije para mi mismo.


¿Qué diferencia para su trabajo ha significado haber asistido a la EM Equinoccio?

R/= Muchas, en primer lugar me pude dar cuentas que en la institución existían otros compañeros que se habían inscrito en la escuela Equinoccio. Colegas-Psicólogos- que trabajaban para los Equipos Multidisciplinarios de Familia, Tribunales de Menores, de la unidad de Género. Esto dio la pauta para conjuntarnos y multiplicar algunos talleres con grupos de hombres, con el apoyo de la Unidad de Género.

Los procesos de Planeación Institucional incorporaron proyecciones estratégicas en aspectos de equidad e igualdad de oportunidades a partir de la iniciativa de las autoridades y de un grupo comprometidos de mujeres que laboran para la Unidad de Género. En este momento, el Poder Judicial dispone de una Política institucional de Género, gracias, repito, a la lucidez de las autoridades superiores y de la jefatura de la Unidad –que por cierto aceptó el compromiso de ser mi aliada personal -durante el proceso de la Escuela Equinoccio.

En la docencia universitaria se incorporó contenidos, que los planes de estudio no habían explorado su aplicación, la inclusión de la temática en las cátedras Psicología Social, Ética Profesional y Psicología Comunitaria con un espíritu vivencial y participativo ha despertado inquietudes en el proceso académico e investigativo. Las Revistas Universitarias, de la Universidad Dr. José Matías Delgado, han hecho eco y publicado, en diferentes ocasiones, temas de interés como Sexualidad Popular, Ejes Equidad de Genero en la practica psico social comunitaria, etc. Investigaciones de temas tabúes como La Percepción de aborto de la sociedad salvadoreña, El Síndrome de Estocolmo Domestico; la reconstrucción y Deconstrucción del Modelo Hegemónico a permitido el desarrollo de Cine Forum de películas y documentales, tales como: Las Estrellas de la Línea, Despierta Raymundo despierta; la discusión universitaria sobre “El Hombre Light”, etc.

Llevar contenidos a las comunidad El Transito II en la zoba alta del municipio de San Marcos, por dos años consecutivos y en San José Villanueva en este 2009, y desarrollarlos con infantes, jóvenes y adultos, desde la Psicología Comunitaria y por estudiantes de quinto año de carrera, de manera comprometida, ha sido, quizás, una de las mayores satisfacciones personales.

Esta experiencia ha permitido llevar al salón de clases y compartir sus trabajos con la escuela, no solo con los estudiantes de la cátedras; es así como hemos tenido la oportunidad de tener en el proceso universitario al representantes de Foro Permanentes de Masculinidades, a los compañeros del equipo del Centro de Bartolomé de las Casas, en mas de una ocasión; al Dr. Ricardo González de UPFA, a los amigos del Instituto WEM de Costa Rica; al Incansable e incondicional de la causa de Hombres contra la Violencia, Iván Jiménez; En dos oportunidades han compartido las aulas universitarias la compañera colega Leonor Cantera de la Universidad de Autónoma Barcelona y especialista en la temática de género; con quien se tuvo la oportunidad de apoyar una investigación sobre la violencia en la sociedad salvadoreña, aplicando la metodología de la Foto Intervención y se dispuso de una charla magistral sobre la Violencia de Genero en España. Manuel Ramírez Navas, psicólogo con trayectoria en la temática de las Masculidades, ha sido otro aliado frecuente en el salón de clases.

Es importante señalar, que en la actualidad un grupo de estudiantes han dispuesto la conformación de un esfuerzo para brindar atención especializada y apoyar esfuerzos contra la no violencia a las mujeres con aplicación en colegios y en las comunidades. Esta es una iniciativa propia y fuera del programa académico.


¿Qué diferencia para su vida personal ha significado haber asistido a la EM Equinoccio?

R/=Considero que el pensar, dos veces, la forma de abordar mis relaciones interpersonales, en especial contra las mujeres. Ya decía Xenia Díaz, una compañera abogada que trabajaba para la Unidad de Genero de la Corte Suprema de Justicia, los hombres deben tratar a toda mujer, como les gustaría que cualquier hombre tratara a su madre, hija, nieta o compañera; así de sencillo. En especial las relaciones de poder y control sobre las mujeres. Ciertamente me he considerado un producto del sistema patriarcal, pero esto no justifica mis errores y debilidades personales, la escuela Equinoccio enseñó algo importante, somos responsables por cada uno de nuestros actos… de allí si quieres seguir siendo el animal de siempre, o dar cabida a las posibilidades de un hombre en proceso de trasformación permanente, crítico de tus actos. El auto cuidado, es en esta dirección, una nueva forma de ser.

La lucha por la incidencia a nivel de la sociedad aun está pendiente, una transformación personal sin impacto social y legislativo es sólo un discurso sospechoso y con el agravante que esta bien adornado, como lo señala Mercedes Lagarde, con el peligro de convertirse y perpetuarse como un mecanismo más de defensa del hombre para mantenerse en su situación de poder, control y hegemonía, ese es el peligro, si nos quedamos en los talleres y en la reflexión entre los hombres; que por cierto es una experiencia exquisita y enriquecedora, de eso no hay dudas, no hay dudas.

El escribir algunas experiencias que han tenido la oportunidad de ser publicadas, ha sido, en lo particular, como encontrar el sol y sacar el rostro; la gente te lee y las ideas se hacen públicas, este aspecto de devela y te compromete a no ser el mismo ejemplo del modelo hegemónico, a mostrarte diferente en tus actitudes y en tus acciones.

En noviembre de 2008, tuve la oportunidad que publicaran en una Revista del Órgano Judicial, un artículo en el que incluí una carta, que en el marco del segundo taller de la escuela Equinoccio en la temática Paternidad Responsable, los compañeros del equipo del CBC solicitaron esta carta para nuestro progenitor biológico. La lectura de esta carta, en la Revista, por parte de mis compañeros y compañeras de trabajo, mis hijos, hermanos, hermanas y familiares me permitió ver la vida desde otra perspectiva.

El compromiso personal y colectivo forma parte de esta nueva perspectiva, aunque las facturas del camino hegemónico son siempre presentes, hay que saldarlas con la cara levantada, teniendo en cuenta siempre, a lo que Larry Madrigal llama las posibilidades de las fisuras al modelo, una oportunidad real para el crecimiento, por mucho dolor que ellas impliquen.

Equinoccio ha sido una experiencia exquisita, delicada, torbellina, si se quiere, pero esperanzadora para ser diferentes y comprometidos con un futuro diferente, donde se respeta la diversidad humana y sin las cadenas del patriarcado, el enemigo a derrocar, y cuando ese momento llegue todos y todas, absolutamente, habremos ganado, principalmente las generaciones futuras que caminaran sus pasos en la alfombra de la equidad y la igualdad, sin razones de poder por razones de género, sin perder de vista la Utopía, ese es parte del sueño.

La semana anterior, tuve la oportunidad de dialogar con la persona que fuera mi aliada, Deisy de López es su nombre, escucharla y recrear el proceso personal del año 2007 te permite mirar el telón, y hacer comparaciones con el estilo de vida actual; me permite concluir, que la Escuela valió la pena. Deisy es siempre la amiga, la compañera que te escucha y alienta; alguien a quien antes de aceptar ser mi aliada en mi proceso, no tenia el gusto de conocer, al menos, a nivel personal. Hoy la considero aliada de las buenas nuevas que están alrededor de mi vida.

Además la vida ha sido generosa, hoy tengo una aliada con quien nos damos las buenas noches y los buenos días, todos los días, y disfrutamos una vida de proyecto; una característica es inminente, nos disfrutamos la existencia en el mar de las igualdades, como decía Xenia Díaz “… como nos gustaría que cualquier hombre tratara a nuestra madre, hijas, amigas y esposa”.

Agradecimientos profundos a Larry, Walberto, Rutilio, Jonh Bayron y Manuel del equipo del Centro Bartolomé de las Casas, CBC, por ejercitar de manera responsable su experiencia, su practica, y compromiso con un grupo de hombres soñadores, entre quienes encontré sacerdotes, pastores, profesionales, obreros, campesinos y desempleados; salvadoreños, españoles, argentinos, nicaragüenses, guatemaltecos, peruanos enamorados de Honduras por reclutamiento del amor, que nos unía el deseo de ser diferentes y aceptarnos como personas humanas. Una experiencia vivencial, entre risas y lágrimas. Compartir y apoyar, con grupos de la Escuela Equinoccio en el a 2008 ha sido una experiencia llena de gratitud. En especial, también son extensivos los agradecimientos a las compañeras mujeres salvadoreñas que nos han dado el ejemplo, desde hace muchas décadas con su práctica y sus escritos; ha sido una oportunidad de conocer de cerca a mujeres ejemplarizantes, Deisy Cheynes, Doris Montenegro, la compañera Guirola, Ena Peña, Sandra Chacón, Patricia Iraheta, Isabel Guevara, América Romualdo, Morena Herrera, en fin.

Los Diálogos Íntergenéricos auspiciados por IMU y CBC son el puente perfecto para el impulso de proyecciones en el futuro cercano, son parte de los desafíos pendientes.

Luis Gálvez Trejo, del Foro Permanente de Estudios sobre Masculinidades, hoy mejor que nunca estará convencido, que continuamos nadando contra la corriente, con la diferencia, que ahora somos muchos más los que nadamos contra la corriente y es agradable nadar en la dirección correcta.


Hasta la Equidad Siempre.

San Salvador, 12 de junio de 2009.


A las respuestas enviadas por Wilfredo, agregamos también un poema alusivo al tema.

HUELLAS DE EQUINOCCIO.
(Wilfredo Mármol, CSJ El Salvador, EQ2007)

El abismo sacude temores
allanan paso a las sombras de la imprudencia
sella el modelo que deshumaniza
el corazón del molde hegemónico;
son escorias que asaltan las huellas
en tormentas y explosiones;
pero,
las sonrisas esperanzadoras esparcen
el horizonte de hombres nuevos
disciernen el mundo de la equidad
son sendas de plenitud y felicidad.
Los abuelos sacan sus huesos al sol
los presentes abonamos el diálogo sincero
del mañana provisorio
a mano de la diversidad.
El equinoccio
alza vuelo en alas de mariposa
se recrea con el sol
y la mirada de las estrellas
traslapa estaciones,
nueva primavera avizora
entre los seres que se aman
los humanos y las humanas
bajo la mirada
... del entendimiento.

Decamerón.
Equinoccio, 21 de abril de 2007.